miércoles, 30 de mayo de 2018

#VueltaNavarra2018
Después de 3 días de merecido descanso en casa y preparando los últimos exámenes finales del año, hago balance de la reciente Vuelta a Navarra.

Esta vuelta constaba de 5 etapas, comenzando por un prólogo de 5 km, y los días restantes destacar una etapa de muros y tramos de sterrato, o la etapa reina con 7 puertos y más de 2500m + de desnivel.

El prólogo se salvó como pudo ya que nos llovió y la pista estaba impracticable para poder arriesgar encima de la cabra.

La segunda etapa el equipo Escribano consiguió con Sergio Gil el premio a la combatividad después de una fuga de más de 100km y en meta un meritorio 6º puesto de Miguel Ángel Alcaide.

3º Etapa de esta vuelta, para mí, una de las carreras más bonitas que he corrido, ya que íbamos por carreteras de hormigón muy estrechas, típicas de una clásica, muros, pueblos perdidos con pavé, tramos de sterrato... ¡Me lo pasé como un enano! Aunque también fue muy sufrida, ya que la exigencia de la etapa era muy alta, porque no solo tenías que tener fuerza, sino que la colocación y la zorrería en el paquete eran fundamentales. En este terreno me encontré muy cómodo y fue la mejor etapa para mí, acabando a escasos metros del grupo cabecero, que se rompió en la exigente llegada en alto del Museo de Oteiza entrando a 1´ del ganador. Tengo que dar las gracias en esta etapa en especial a Ángel de Julián que me ayudo y me volvió a colocar delante después de una caída en cabeza de pelotón. (Os dejo algunas fotos abajo de este día)

Llegaba la 4º etapa, la reina, 7 puertos puntuables y llegada en alto. Las expectativas del equipo eran buenas para este día, como las mías, para intentar dar el último salto en la general de la vuelta. Las sensaciones eran buenas durante la mayor parte de la etapa. En el antepenúltimo puerto, que estaba asfaltado de hormigón y en algunos tramos sin asfaltar, se rompió la dinámica del pelotón en 1000 pedazos por su dureza. Llegué a coronar a 10 escasos segundos de cabeza, lo que me hizo llevar mi cuerpo al límite para estar ahí. La bajada como es de esperar en esta categoría fue de locos, y al comenzar el siguiente puerto que era encadenado, apareció el hombre del mazo, me dio tan fuerte que me quedé vacío, sin fuerza, intentaba enganchar grupos y me dejaban. Finalmente llegué en una grupetta a 15´ del ganador, perdiendo todas las opciones a estar delante en la general. ¡Esto es ciclismo y de las derrotas se aprende!

Finalmente llegábamos a la 5º etapa con el cansancio acumulado de días atrás. Tenía toda la pinta de una etapa más, de transición, por lo tanto decidí intentar estar en la fuga del día pero sin éxito, es una lotería. Como decía la etapa no era para nada tranquila con dos altos puntuables en los que los de arriba de la general impusieron un ritmo muy alto lo que llevó a que llegáramos a meta un grupo reducido de 50 corredores a las céntricas calles de Pamplona.

Respecto a clasificaciones acabamos la vuelta en 56º lugar y 41º U23

Otra bonita experiencia con el nivel más alto que jamás había competido y con un recorrido duro y exigente, pero espectacular. Dar la enhorabuena a la organización por esta vuelta tan profesional.

Fotos de : Javi Linares, Angel Vivar, Martin Early

¡Nos vemos en breves en la Volta Castelló!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mi ficha de Corredor

Contactar
ALBERTO
SERRANO
ALVAREZ
+34 676 053 568
Madrid, España